Youtube
Facebook

¿Cuándo utilizar Aceite de Oliva Virgen Extra?

El aceite de oliva es un producto que no puede faltar en nuestras cocinas. Como sabes, lo hay de distintas variedades: Virgen Extra, de Oliva Virgen, Intenso, Suave, de semillas… Por su propia composición y por sus propiedades organolépticas, cada uno de ellos está recomendado para una serie de usos. Hoy nos centraremos en el Aceite de Oliva Virgen Extra. Más concretamente en nuestro Virgen Extra Excelencia. Una variedad que, por cierto, acabamos de presentar totalmente mejorada por dentro y por fuera.

¿En qué preparaciones debemos utilizar AOVE?

  1. Crudos.
  2. Aliños.
  3. Guisos.
  4. Conservas.
  5. Frituras.

El Aceite de Oliva Virgen Extra goza de unas excelentes cualidades organolépticas y nutricionales. Es más, según los expertos, es la grasa más saludable que podemos consumir.

Esta variedad de aceite está pensada para su consumo al natural. De esta manera nos aseguramos que se mantienen intactas sus propiedades y vitaminas. Así, es ideal para tomarlo en crudo en platos como ensaladas, tostas, salsas y aliños o conservas.

Relacionado con su tolerancia al calor, nuestro Virgen Extra Excelencia también se puede utilizar para elaborar guisos, preparaciones a la plancha o al horno. Con él podemos hacer, por ejemplo, pollo a la cerveza o unos deliciosos cupcakes de espinacas al horno.

Seguro que alguna ve te has preguntado si puedes utilizar Virgen Extra para freír. La respuesta es sí, pero si tenemos en cuenta un dato: el aceite no se debe cocinar a una temperatura superior a 180º. A partir de esta graduación se empieza a descomponer y a perder su sabor y aroma. En cualquier caso, siempre que no se superen esos 180º, obtendremos unas frituras muy crujientes por fuera y jugosas por dentro. También es importante destacar que el AOVE penetra en los alimentos fritos en menor medida que otros tipos de aceite, lo que repercute significativamente en las calorías finales del alimento en cuestión.

Nuestro Aceite de Oliva Virgen Extra Excelencia se elabora a partir de una selección de distintas variedades de aceitunas, que son las responsables de conferirle su característico color y sabor. Se trata de un aceite intenso en aroma y de sabor afrutado, recomendado para los paladares más exigentes, que nace tras un riguroso proceso de selección y análisis sensorial para adaptarse a las nuevas tendencias de consumo.