Youtube
Facebook

El aceite de oliva, la grasa más saludable para freír: ¿cómo conseguir la fritura perfecta?

frituraAdemás de sus contrastadas cualidades organolépticas y beneficios para la salud, una tesis doctoral elaborada por investigadores de la Universidad de Granada demuestra que el aceite de oliva es la grasa más saludable que puedes utilizar para freír en tu cocina.

Los resultados de la investigación acreditan que la fritura en aceite de oliva aumenta de forma significativa el contenido en fenoles (antioxidantes) de los alimentos crudos que se cocinan con esta técnica. Esto es debido a que los antioxidantes presentes en el aceite de oliva se transfieren a los alimentos cocinados en él durante el proceso de cocción, enriqueciendo y compensando las deficiencias que posee el propio alimento.

Para conseguir, además, que nuestra fritura sea perfecta y los alimentos queden cocidos por dentro y crujientes por fuera, a continuación hemos recopilado una serie de consejos que conseguirán que la fritura no tenga secretos para ti:

  • Evita el exceso de temperatura: de forma general, el rango ideal para freír se encuentra entre los 150 y 185 grados. Remover el aceite con una cuchara de madera ayuda a unificar la temperatura en el interior del recipiente empleado para freír.
  • Utiliza un recipiente con una base más estrecha que el borde: de esta forma conseguimos que el alimento flote en el aceite y no baje al fondo, evitando así quemarlo.
  • Cuida que los alimentos que vayas a freír queden bien cubiertos por el aceite: de lo contrario corremos el riesgo de que la superficie que no queda cubierta se impregne de aceite, pasando al interior del alimento y aumentando su contenido graso y calórico.
  • Humedece los alimentos que vayas a enharinar: si vas a enharinar productos (por ejemplo, pescado) antes de freírlos, humedécelos ligeramente antes; así evitarás que la harina se despegue del alimento durante el proceso de fritura.
  • Sala los alimentos siempre al finalizar: nunca sales los alimentos que vayas a freír; este paso debes darlo siempre cuando los alimentos estén ya fritos.