Youtube
Facebook

Quesos y maridaje, ¿qué aceite es mejor utilizar?

articulo_salud_850

El queso es uno de esos alimentos que no pueden faltar en nuestra lista de la compra. Azules, de oveja, de cabra…, los hay de muchos tipos, todos ellos con un sabor y aroma únicos. Para mejorar su conservación y duración y, también, para potenciar aún más su sabor encontraremos en el aceite un gran aliado.

En España se registran hasta 260 variedades de aceite, entre las que se encuentran Hojiblanca, Arbequina y Picual. En este artículo te contamos cuáles son sus cualidades, rasgos diferenciales y aplicaciones en la cocina.

En el caso de los quesos, las variedades Hojiblanca, Arbequina y Picual funcionan fenomenal para preparar maridajes y conservar este rico alimento. Precisamente este es el origen de esta técnica de conservación, que históricamente acabó dando lugar a la aparición de quesos aromáticos, intensos… de los que podemos disfrutar hoy en día en nuestra gastronomía mediterránea.

Si quieres preparar tus propios maridajes con tus quesos favoritos, no pierdas de ojo las siguientes recomendaciones. Y es que, cada tipo de queso combina mejor con un aceite en concreto.

Queso de oveja

Este tipo de queso tiene un característico aroma láctico y vegetal, así como un gusto intenso y un poco amargo. La variedad de aceite de oliva virgen extra que mejor funciona es la de Hojiblanca. Esto se debe a sus notas de hierba fresca, almendra y su ligero picor, que potencian las cualidades propias del queso de oveja, consiguiendo un resultado armonioso y cargado de sabor.

Queso de cabra

Los quesos de cabra tienen un aroma suave y láctico. Presentan una baja acidez y unas suaves notas saladas y picantes. Todo ello es complementando y potenciado gracias al aporte de la variedad Picual, que se caracteriza por sus notas de frutado verde, higuera, tomatera y olivo.

Quesos azules

Los rasgos diferenciales de estos quesos los encontramos en su acidez y picor ocasional, unas cualidades que se complementan a la perfección con la variedad Arbequina. Y es que, los dulces matices de manzana y plátano de este aceite hacen que consigamos un resultado cargado de personalidad y sabor.