Youtube
Facebook

Hojiblanca, Arbequina y Picual, ¿en qué se diferencian estos tipos de aceite?

articulo_salud

En España se registran hasta 260 variedades de aceite, siendo el Virgen Extra el máximo exponente de calidad. Según sea su proceso de elaboración, podemos diferenciar dos grandes grupos. Por una parte están los conocidos como “coupage”, que son el resultado de la mezcla de distintas variedades de aceituna, lo que les confiere un estupendo equilibrio de sabores. Por otra parte destacan los monovarietales, que han sido elaborados con un solo tipo de aceituna.

Dentro del segundo grupo encontramos cuatro de los tipos de aceite más comunes: Hojiblanca, Arbequina y Picual. ¿Quieres saber en qué se diferencian y con qué tipo de recetas encajan mejor? A continuación de dejamos todos los detalles.

Hojiblanca. Su sabor recuerda a hierba fresca, posee notas de almendra y proporciona un ligero picor en boca. Es ideal para recetas en crudo, para preparar salsas, marinados de carnes y pescados azules como el salmón o el atún. Su sabor y riqueza aromática lo convierten en el compañero ideal para preparar cremas, platos de pasta, salteados y conservas vegetales.

Arbequina. Se caracteriza por su aroma afrutado, con reminiscencias a manzana y plátano. En cuanto a sabor, este tipo de aceite es más suave e incluso dulce. Esta variedad es mejor integrarla en recetas de repostería. Además, podemos utilizarlo en la preparación de pescados o mariscos, marinados suaves como boquerones en vinagre, en ensaladas agridulces, tostadas, salteados y en elaboraciones como gazpachos y salmorejos.

Picual. Esta variedad de aceite es más intensa. De su cata se puede percibir un marcado aroma a oliva, tomate e higuera, notas amargas y picantes. Por esto mismo, lo ideal es utilizarlo para la elaboración de guisos, macerados de carnes de caza, frituras, ensaladas y conservas de alimentos crudos o cocinados como quesos, chacinas…