Youtube
Facebook

Aceite de Coco Virgen Extra Ecológico: ¿cómo conservarlo?

Si utilizas nuestro Aceite de Coco Virgen Extra Ecológico, te habrás dado cuenta de que su estado no es el mismo durante todo el año. Esto es debido a su composición, que hace que se mantenga sólido cuando se encuentra por debajo de los 24º. Por tanto, pasa a estado líquido cuando la temperatura ambiente supera esos grados.

El aceite de coco, en definitiva, se comporta igual que cuando lo cocinamos. Así, por ejemplo, cuando lo empleamos en recetas como salteados o woks, en las que aplicamos calor, verás que se vuelve líquido al instante. Por el contrario, cuando lo utilizamos para hacer maridajes, aliños o, en definitiva en platos que requieren de frío, toma una textura sólida, consistente.

Este comportamiento es totalmente normal. Los cambios de estado no implican ningún tipo de alteración en su durabilidad y calidad. El aceite de coco, de hecho, se puede conservar a temperatura ambiente hasta dos años.

¿Cómo conservar el aceite de coco?

Para garantizar que nuestro Aceite de Coco Virgen Extra se encuentra siempre en buen estado, debemos tener en cuenta una premisa básica: protegerlo de la luz solar directa.

Así pues, lo más conveniente es guardarlo en cualquier mueble de nuestra cocina que esté a salvo de la luz. En estas condiciones, como decíamos, podemos conservar el aceite de coco hasta dos años. Esto se debe a que, a diferencia de otros aceites, el de coco no se enrancia con facilidad. Por la presencia de ácidos grasos saturados, su resistencia a la oxidación es muy alta. Precisamente por ello, es muy difícil que se estropee o huela a húmedo.

Junto a las cualidades que aportan los ácidos grasos saturados, el aceite de coco también se compone de ácido láurico, un potente agente bactericida y fungicida que hace que tanto en el propio aceite de coco como en los alimentos que se han cocinado con él no proliferen hongos ni bacterias, siempre que se conserven en óptimas condiciones.

Como podemos observar, la propia composición del Aceite de Coco Virgen Extra hace que sea muy fácil conservarlo durante un largo periodo de tiempo. Sólo tenemos que tener en cuenta una única regla: mantenerlo alejado de la luz directa.