Youtube
Facebook

Aceite de Coco Virgen Extra Ecológico: 4 usos para lucir un pelo perfecto

El Aceite de Coco Virgen Extra es un producto que cuenta con importantes beneficios para nuestra salud. Además, es de lo más versátil. Podemos darle un uso culinario, empleándolo en recetas dulces como esta tarta de yogur y chocolate, o en recetas saladas como este salmón marinado o este wok de verduras con gambas y fideos chinos.

Pero el aceite de coco ofrece muchas más opciones. Es un producto que también cuenta con numerosas aplicaciones estéticas. Si hay algo por lo que el aceite de coco es muy valorado en estos términos es por su gran poder hidratante, una cualidad que se potencia aún más si el que utilizamos es aceite de coco virgen extra y si, además, lo usamos en su estado natural.

Precisamente por sus propiedades hidratantes, el aceite de coco es una alternativa saludable para mantener bien cuidados nuestra piel y cabello. Nuestro Aceite de Coco Virgen Extra dispone, además, de una certificación ecológica, que garantiza que estaremos aplicando sobre nuestro cuerpo un producto totalmente natural y libre de químicos.

A nivel cosmético-estético, podemos llevar a cabo muchos tratamientos con aceite de coco 100% naturales, sencillos y sin necesidad de movernos de casa. A continuación os contamos cuatro formas muy útiles de utilizar este producto a nivel capilar:

1. Como acondicionador natural. El verano es la época del año en la que nuestro pelo está más castigado. La sal del mar, la arena, el calor…, contribuyen desfavorablemente a la salud de nuestro cabello. En este caso, el Aceite de Coco Virgen Extra Ecológico nos ayuda, pues dispone de una gran cantidad de vitaminas, minerales y proteínas que fortalecen las raíces del cabello. Como acondicionador natural, podemos utilizarlo tanto en el momento de lavar nuestro pelo como en seco, si lo que queremos es un tratamiento más en profundidad.

El procedimiento es bien sencillo. Lo que tenemos que hacer es masajear nuestro cabello y cuero cabelludo con el equivalente a unas dos cucharadas de aceite de coco (esto dependerá del largo y de la cantidad de pelo que tengamos). Cubrimos con un gorro de baño y dejamos actuar. Posteriormente, lavamos el pelo como de costumbre.

2. Como solución para controlar el encrespamiento. Si hay algo realmente molesto para nuestro pelo, es el temido efecto frizz o encrespamiento. Para evitarlo y proteger nuestra melena frente a agresiones externas como el calor y los rayos UV, sólo necesitamos una cucharadita de Aceite de Coco Virgen Extra Ecológico, que aplicaremos suavemente con las manos por todo el cabello. En este caso, no tenemos por qué enjuagar el pelo, a no ser que quede con una sensación o aspecto graso.

3. Como tratamiento contra la caspa. El aceite de coco posee propiedades antimicrobianas y antimicóticas. Estas ayudan a solucionar de manera totalmente natural el exceso de caspa y sus síntomas: irritación, descamación… Para ello, podemos crear nuestro propio tónico a base de aceite de coco y aceite esencial de árbol de té. Basta con aplicarlo por todo el cuero cabelludo con suaves masajes circulares, dejarlo actuar durante 20 minutos y enjuagarlo bien.

4. Como tratamiento para estimular el crecimiento. Seguro que te preguntas cómo es esto posible. Pues muy fácil. La composición de proteínas, ácido láurico, antioxidantes y ácidos grasos esenciales del aceite de coco ayuda a reparar las fibras dañadas, evitando la caída del cabello. En este sentido, podemos aplicarlo directamente sobre el cabello masajeándolo y combinado con unas gotas de vitamina E. Eso sí, para conseguir unos buenos resultados, es fundamental seguir una dieta saludable y consumir mucha agua.