Youtube
Facebook

5 trucos con aceite de coco para hidratar tu pelo después del verano

 

El verano es sinónimo de sol, buen tiempo, playa, piscina… Hasta aquí todo bien. Desde un punto de vista saludable o estético, esta época del año también conlleva una serie de efectos. Nuestro cabello, por ejemplo, luce un aspecto menos vital, más castigado. A ello contribuyen factores como la sal del mar, el cloro de la piscina, la arena o el propio calor de estas fechas.

Durante la época estival no debemos descuidar nuestros hábitos de salud capilar, aplicando a nuestro cabello tratamientos hidratantes de forma semanal para mantenerlo perfecto, que incluiremos de forma complementaria a nuestra rutina.

Si durante el verano te has despistado y notas tu cabello seco o castigado, no te preocupes. A continuación te ofrecemos 5 trucos para devolverle fuerza y vida y solucionar algunos problemillas capilares aplicando un producto de lo más saludable y beneficioso a nivel estético: Aceite de Coco Virgen Extra Ecológico. Un producto muy conocido y valorado por su alto poder hidratante. Además, al contar con certificación ecológica, garantiza que estaremos aplicando sobre nuestro pelo un producto totalmente natural y libre de químicos.

 

  1. Utiliza aceite de coco para preparar tu propia mascarilla casera. Te irá genial si tu melena luce un aspecto maltratado, está reseca o tienes las puntas abiertas. Sólo necesitas entre 2 y 4 cucharadas de aceite de coco, dependiendo del largo de tu pelo. Lo aplicaremos con el pelo bien limpio y con el aceite de coco en estado líquido de medios a puntas, evitando siempre las raíces. Una vez bien repartido por el cabello, nos pondremos un gorro de baño y dejaremos actuar durante al menos 30 minutos. Si deseas un máximo efecto hidratante, entonces déjalo actuar durante algunas horas. Pasado este tiempo, lava tu pelo con normalidad. ¡Y listo! Aplica esta mascarilla una vez a la semana. Notarás al instante que tu pelo está mucho más hidratado.
  1. Aplica aceite de coco como acondicionador tras los lavados. En este caso, necesitaremos 2 cucharaditas de aceite de coco o un poco más si tu cabello es largo. Aplicaremos directamente sobre el pelo limpio, no importa si está húmedo o seco, masajeando bien el cuero cabelludo. A continuación, nos peinamos para distribuir bien el aceite de coco por todo el pelo. Dejamos actuar unos 3 minutos y nos lavamos el pelo como de costumbre. Este tratamiento lo aplicaremos 2 veces por semana durante el verano y justo después, cuando necesitamos un extra de nutrición. Lo complementaremos con nuestra mascarilla de aceite de coco casera.
  1. Acaba con el encrespamiento utilizando aceite de coco. Qué rabia nos da cuando se nos encrespa el pelo, ¿verdad? Cuando esto sucede, nuestro pelo lo que nos está transmitiendo es que está seco y necesita hidratación. Por eso, en los ambientes húmedos o cuando llueve, por ejemplo, se encrespa. Es decir, las hebras de nuestro pelo se levantan buscando esa humectación que le falta. Para remediar esta situación, sólo necesitamos masajear suavemente nuestro cabello con las manos con el equivalente a 1 cucharadita de aceite de coco. En este caso, no necesitaremos enjuagarlo. ¡Aplica este truco y mantén el frizz a raya!
  1. Alivia los síntomas de la caspa con aceite de coco. La caspa es un molesto problema que afecta a millones de mujeres y hombres en todo el mundo. Se debe a factores muy diversos como los desequilibrios hormonales, el estrés, los cambios estacionales… Si bien la caspa conlleva un exceso de grasa en nuestro pelo, entre otras cuestiones, gracias al aceite de coco podemos aliviar sus síntomas: irritación, descamación y sensación de comezón. Esto es posible gracias a que este producto posee propiedades antimicrobianas y antimicóticas. Para aliviar los síntomas de la caspa, podemos crear nuestro propio tónico a base de aceite de coco y aceite esencial de árbol de té. Masajearemos todo nuestro pelo con él, dejaremos actuar 20 minutos y enjuagaremos bien.
  1. Nutre y alarga tus pestañas con aceite de coco. Con este truco extra conseguirás unas pestañas de infarto. Sólo tendrás que aplicar un poco de aceite de coco en estado líquido por la extensión de tus pestañas con la ayuda de un pincel. Con un poco de paciencia y constancia, notarás cómo tus pestañas se fortalecen y alargan poco a poco.